Primera receta: Macarrones con pasta, guisantes y jamón

Para empezar un proyecto, hay que hacerlo poco a poco, así que cocinar un plato de pasta puede ser una buena idea. Como la pasta con tomate y atún ya ha sido realizada muchas veces por mi persona, voy a cambiar al menos un poco los ingredientes.

Adjunto la receta de la página web donde la cogí, para si hay que repetirla, que no sabe nada mal!

http://www.recetasdiarias.com/recetas/pasta/penne-con-nata-guisantes-y-jamon/

Ingredientes
– 400 g de macarrones
– 100 ml de nata
– 150 g de jamón cocido
– 150 g de guisantes
– 1 cebolla pequeña
– Queso Parmesano
– Sal
– Aceite
– Nuez moscada

Primero hervimos los guisantes, los escurrimos y los pasamos bajo un chorro de agua frí­a para que los guisantes mantengan el color vivo. Reservamos.

Cortamos el jamón en cubitos y reservamos. En una sartén con un poco de aceite de oliva rehogamos la cebolla para finamente agregar el jamón picado y los guisantes, removemos todo un minuto. A la vez, añadimos la nata y dejamos la sartén reposar en caliente.

Mientras cocemos los macarrones en abundante agua salada, escurrimos al dente y los vertimos en la sartén de la nata, los guisantes y el jamón y mezclamos durante un minuto. Si se seca demasiado, añadimos un poco de agua de la pasta.

Servimos con queso parmesano rallado y una pizca de nuez moscada rallada en el momento.

El por qué de este proyecto

Desde los 18 años vivo fuera de casa y aunque al principio viví en una residencia y luego me ayudé de los tupper de mi madre al empezar a vivir en piso, he tenido que lidiarme con la cocina para llevarme la comida al trabajo desde hace ya cinco años.

He probado distintas técnicas, cocinar entre semana o en fin de semana y congelar la comida para tener para varias veces, pero siempre acaba pasando lo mismo, acabo cayendo en la rutina, hago siempre las mismas cosas y el gusto de cocinar se va perdiendo.

Por ello voy a empezar a escribir este blog para acumular recetas que ya he hecho en etapas anteriores y recetas que probaré a partir de ahora, teniendo en cuenta que entre semana no hay casi tiempo para cocinar.

Inicialmente voy a utilizar 2 categorías: entre semana y fin de semana. Las de entre semana son rápidas y para una ración normalmente (tupper para el día siguiente) y las del fin de semana de más tiempo de preparación o para tener para varios días (1 comida del fin de semana + el tupper para lunes/martes). Intentaré hacer recetas para congelar, como las socorridas lentejas, porque eso evita tener que cocinar cada tarde después del trabajo.

A ver cuánto dura el intento. ¡Y a ver si salen buenas las recetas!